Mad Men en Sundance Channel

En Sundance Channel España hemos querido darle la bienvenida al nuevo año de una manera muy especial. Nuestro plan incluye hielo, whisky y grandes dosis de humo. Las chicas deberán andarse con cuidado…, porque nos acompañará todo un galán, un caballero que con una sola mirada conseguirá acelerar vuestro corazón y que con una sonrisa os hará perder el equilibrio. Os romperá el corazón, lo sabéis, pero no podréis evitar veros envueltas en su magnetismo… Sí, hablamos de Don Draper y hablamos de Mad Men. ¡Este 31 de diciembre lo celebramos con un maratón de las dos primeras temporadas de la serie! Y para rendirle el homenaje que se merece, hemos preguntado a los principales bloggers de televisión su opinión sobre Mad Men:

“Esta agencia de publicidad de los años 60 crea expectación y entusiasma por igual a todo el mundo. ¿Su secreto? Don Draper, tan ambicioso e infalible en su vida profesional como desgraciado y vulnerable en la personal. Un infeliz que sin embargo vende felicidad. No hay ninguna serie en la televisión igual que Mad Men y ningún personaje como él” (Yonomeaburro).

“En un tiempo en que la televisión es pura acción y cliffhangers, Mad Men es la serie que nos ha enseñado a disfrutar del placer de la ficción reposada” (Chica de la tele).

“Ver un capítulo de Mad Men supone para mí una vía de escape, un viaje en el tiempo y en el espacio. Mad Men es la serie de las miradas, de los gestos, en la que es tan importante lo que se dice como lo que se calla. Es la serie de las sombras y las luces. Mad Men para mí es Don Draper, es whisky y tabaco, es la lucha de la mujer por el reconocimiento personal y profesional. Una serie imprescindible” (Natalia Marcos, Quinta Temporada).

Mad Men es uno de los mejores dramas de la actualidad y de toda la historia televisiva, reflejo de una época de convulsiones sociales y éticas expresadas a través de un conjunto de personajes sumamente complejos y de una propuesta de gran autenticidad histórica y brillante estilo visual” (Spoiler Alert).

“Ser espectadores de Mad Men nos permite entrar en un universo de preciosismo visual, de cuidada estética, de sutiles miradas y agresivos silencios. Los protagonistas, esclavos de su insatisfacción vital, terminan contagiándose de la mentira en que se cimenta su profesión, y solo nosotros, los espectadores, podemos averiguar donde termina el artificio y donde empieza su verdad” (Series de Bolsillo).

“Sensualidad, moda, erotismo y creatividad se funden armoniosamente en Mad Men, la serie que ha conseguido convertir el humo de los cigarrillos en un protagonista más de la televisión. Aderezada con whisky solo, la serie de AMC consigue que el espectador se convierta en un publicita cuya mejor recompensa es llegar a casa y encontrarse la cena puesta y el fuego encendido. Con sólo cinco años de vida, Mad Men hace ya tiempo que se convirtió en un must de las series de televisión que todo fanático de la pequeña pantalla debe ver” (Alfredo Zamora, Cien Megas).

Mad Men huele a humo de tabaco y sabe a whisky con hielo. El magnetismo de Draper traspasa la pantalla para desear lo que él tiene. “Ser Draper” es sinónimo de querer reinventarse a sí mismo, de ser el mejor. Pero incluso ser el mejor no exime de estar solo” (Eduardo de Celis, Crucigramas y café)

 Mad Men es la envidia de cualquier otra serie. Es lo que sueñan todas las ficciones cuando sean mayores. Es el ejemplo en el que se deberían mirar todas las demás. Es Mad Men” (La Parabólica).

Y, además…

Mad Men, seña de identidad musical.

Mad Men: la creación de un icono y los fuegos artificiales.