Sundance Channel

Diego Pérez

La miel ecológica es uno de los productos que más llaman la atención de nuestra gastronomía

Nos encontramos en un país rico en muchísimas cosas, aunque solemos pensar que es más bien al contrario. Disponemos de varias de las ciudades más bonitas de todo el mundo. Por otro lado, tenemos una gastronomía que es la envidia de todo el planeta. Además de todo eso, destacamos por nuestro carácter alegre, nuestro clima (aunque no en todas las zonas, eso es cierto) y por tener una de las mejores calidades de vida que se han visto en el planeta. Esto nos debe hacer sentir orgullosos y orgullosas de nosotros y nosotras mismas. No es para menos.

Se ponen cimientos para garantizar la salud intestinal y digestiva en España

No hay nada más satisfactorio que poder decir que disponemos de una salud de hierro. En muchas ocasiones, no valoramos lo realmente importante que es esto y el papel clave que juega a la hora de que podamos realizar nuestra vida sin ningún tipo de problema que nos pueda condicionar de una manera u otra. Es evidente que hay que estar pendientes de muchas cosas para conseguir que esto sea posible, sobre todo si ya disponemos de una edad en la que empieza a ser recomendable que realicemos revisiones médicas periódicas.

La eficiencia de los empleados españoles depende en buena medida de la inversión de las empresas en tecnología

¿Somos los españoles malos trabajadores? ¿Hacemos que, a causa de ello, nuestras empresas sean menos competitivas que otras de los mismos sectores en diferentes países? Se trata de un debate de lo más interesante y que genera una gran cantidad de argumentos a favor y en contra. En lo que se suele estar de acuerdo es en lo importante que es el hecho de que todo el mundo sea eficiente y realice su trabajo de la mejor manera posible para asegurar el crecimiento y desarrollo de la empresa para la que invierte su jornada laboral.

Telones y cortavientos luchar contra las restricciones en la hostelería

El coronavirus ha puesto en entredicho a la economía española, que ha salido mal parada después de muchos meses en los que se ha visto sometida a las restricciones que ha sido necesario imponer a causa de la expansión de la epidemia. Especialmente horrible ha sido la situación para los pequeños negocios, que se han visto obligados en muchos casos a cerrar sus puertas de manera definitiva, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y, por ende, de riqueza para la economía española. No es una situación fácil y todos y todas lo sabemos.

La alta media de edad de los vehículos españoles nos obliga a estar muy atentos a sus necesidades

Una de las necesidades más importantes a la que estamos sujetos en un período histórico como en el que nos encontramos es el coche. Disponer de un vehículo es elemental a día de hoy para tratar de conseguir algo de libertad de movimientos y no tener que estar sometidos a horarios de ningún tipo. La verdad es que todas esas personas que obtienen el carnet de conducir y que empiezan a usar un vehículo se dan cuenta, de inmediato, de la cantidad de ventajas que van asociadas al simple hecho de conducir y tener un vehículo a nuestro nombre. Y es que se trata de un asunto vital para garantizar nuestra calidad de vida. 

Transporte de mercancías y logística: sectores elementales para el mantenimiento del sistema económico español

Son muchas las cosas de las que nos hemos dado cuenta desde que la llegada del coronavirus pusiera a nuestra sociedad en jaque el pasado mes de marzo. La primera de ella es que los sanitarios y las personas trabajadoras de la cadena alimentaria son imprescindibles para nuestra sociedad, algo que podía deducirse sin la necesidad de que una pandemia mundial nos lo pusiera tan claro pero que ya todo el mundo considera evidente. Sin embargo, han sido más las personas que han sido fundamentales en un periodo como lo es este. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de los transportistas.

El descanso, una necesidad cada vez más urgente para la sociedad española

Ningún espacio puede o debe ser más importante en la vida de una persona que el de su propio domicilio. Las razones son obvias: se trata del sitio en el que solemos pasar más tiempo a lo largo de la semana y donde solemos encontrar la relajación que no podemos encontrar, por poner un ejemplo, en nuestra oficina o mientras acudimos al trabajo (teniendo en cuenta, en este sentido, el tráfico que existe a día de hoy en las grandes ciudades). Nuestro domicilio, en resumidas cuentas, es nuestro refugio ante la sociedad en la que vivimos.