Sundance Channel

shutterstock_1804829095(FILEminimizer)

Cafetería y panadería, una gran combinación

Cuando se quiere emprender con un negocio hay muchas opciones, pero algunas tienen más probabilidades de éxito que otras. Si valoramos la posibilidad de montar una panadería y cafetería también tenemos muchas alternativas, como la de comenzar dicho negocio por cuenta propia o disponer de un apoyo que sea de ayuda cuando queramos empezar en un sector donde hay tanta competencia como este.

Una de las más interesantes son las franquicias. En este sentido, nos ha parecido particularmente interesante El Molí Pan & Café, muy presentes en el levante español y que llevan años de experiencia asesorando a los emprendedores para desarrollar el negocio. En dicha franquicia, si se desea crear un negocio, nos han comentado que realizan una labor de asesoramiento que es bastante útil.

Puede ser muy ventajoso, pues hablamos de una empresa que es importante en la panadería y cafetería de carácter artesanal en España, pues además permite que se puedan probar alternativas originales en ambientes acogedores y donde la tradición se combina con la modernidad de manera acertada.

Sus inicios se produjeron en Alicante, donde quisieron que tanto en la cafetería como en la panadería se pudiesen ir degustando productos de buena calidad en esta zona, pero también con la posibilidad de que se pudieran tomar algunos de otros lugares del mundo. Sin duda una oferta de gran interés, donde se mezcla la innovación con la tradición.

El pan, mejor de calidad

A estas alturas todos valoramos el pan de calidad, pues al final un buen pan de calidad marca las diferencias y los consumidores lo saben, pues buscan sitios en los que esa calidad sea la protagonista. Esto hace que se valore al emprendedor que quiera hacer bien su trabajo y que quiera que los clientes gocen de un buen producto a un precio interesante.

Los panes y otros productos relacionados deben tener una buena calidad, pero con el añadido de que sean artesanales y se basen en una manera de hacer que deberá estar relacionada con una intensa apuesta por la tradición.

En muchas ocasiones lo que quieren los clientes es poder degustar el sabor del pan de toda la vida y poder saborear la corteza, esa que les recuerde a cuando eran niños. Todo eso parece que se fue perdiendo y ahora hay opciones que han optado por regresar a lo artesanal, sin que tengamos que viajar al medio rural para disfrutar de estas opciones.

La distinción en el café

En esta clase de franquicias de panaderías y cafeterías el café se encuentra entre las principales especialidades, pues como decimos, la calidad es algo de lo más buscado. Hablamos de que es importante que se tengan buenos cafés, pero también lo que es que se trabaje de buena manera.

Las tazas de café se deben hacer con profesionalidad y con el debido cariño, algo que al final será de gran influencia en el resultado final.

Son estos los detalles que marcan más las diferencias y que terminan haciendo que la clientela los agradezca justo en ese momento. La leche fría se debe trabajar bien para que termine emulsionando en crema, o los clásicos dibujos de sirope.

Se recomienda también a este tipo de negocio, que cuente con una gran variedad de cafés, donde van a poder destacar algunos como el Cappucino, por ejemplo.

Las panaderías y cafeterías, un negocio al alza

Cada vez a la hora de reunirnos, este tipo de locales son más elegidos. En especial las cafeterías, que en un nuestro país empiezan a ganar la partida a los clásicos bares, en especial para la gente joven o de mediana edad, que gustan de ir a cafeterías donde poder charlar y degustar un rico café en compañía de sus amistades y echar la mañana o la tarde.

Tradiciones que se ven en muchos lugares de Europa o América que aquí quizá no estaban tan extendidas y que ahora son cada vez más comunes. Esto es algo que se debe tener muy en cuenta, en especial si quieres emprender y estas dudando en si montar un bar o una cafetería/panadería.

Por no hablar de que montar un bar supone que en algún momento vas a tener que lidiar con algún cliente que quizá pueda beber de más, algo que es muchísimo más complicado de ver en una cafetería, donde el ambiente es mucho tranquilo y además se cierra antes.

Quizá de los puntos más complicados de llevar suele ser el buen madrugue necesario para las panaderías, pero ya sabemos que en los trabajos de atención al público los horarios pueden llegar a ser diferentes.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados