Cirugía maxilofacial: de que se trata y cuando es necesaria

La cirugía maxilofacial podría ayudarte a tener una mejor calidad de vida y una mejor apariencia, además que es una solución a problemas resultado de malformaciones dentales y faciales.

Esta se trata una rama quirúrgica muy especializada que se ocupa de la cirugía de la cara en su totalidad. El cirujano maxilofacial tiene experticia en los tejidos suaves del rostro (piel, músculos, etc.), así como con los duros (que son los huesos), garantizando el éxito de la operación, y por ello, este será quien decida cuando conviene practicar dicha intervención.

Por lo general, esta opción se suele recomendar a aquellas personas que presentan alguna deformidad dentofacial. Esto se referiere a alguna  alteración esquelética que modifica los rasgos del rostro como por ejemplo;  un mentón demasiado largo o demasiado corto (mejor conocido como mentón huidizo o retraído), o bien una hipoplasia malar (pómulos poco representados). Dichas deformidades suelen resultar de una mala posición dental y por lo tanto, debemos acudir con el especialista para su correcto tratamiento.

Una deformidad esquelética suele venir acompañada de una maloclusión, que no es más que una mala relación entre los arcos dentarios. Por ello, es de suma importancia que en dicha intervención participe personal especializado, ya que además del aporte del cirujano maxilofacial, también es importante la participación de un dentista. De esta forma, el dentista se enfocará en la dentadura del paciente, mientras que el experto en tejidos blandos y duros trabajará con el resto de la cara.

Por ejemplo, una de las cirugías maxilofaciales más practicada es la cirugía bimaxilar.  Esta se utiliza para modificar el maxiliar superior y la mandíbula, al igual que el complejo maxilo-mandibular (el tercio inferior de la cara) de forma que exista una armonía entre ambas partes. Por lo general, esta cirugía también evita tener que utilizar una prótesis zigomáticas (o cigomáticas), mentonianas, etc.

Por supuesto, la experiencia del cirujano es clave en el tratamiento de casos de asimetría o defectos traumáticos. Por eso es de suma importancia que el especialista al que acudamos tenga la experticia necesaria en el tratamiento de los tejidos blandos y los huesos; de este modo, podrá corregir cualquier  defecto esquelético por medio de un trasplante de grasa autóloga (lipofilling).

¿Cuál es la diferencia entre el dentista y el cirujano maxilofacial?

Aunque pueda parecer similar el trabajo de un dentista al de un cirujano maxilofacial, ya que ambos trabajan con la boca de los pacientes; la diferencia radica en que el dentista es más genérico, careciendo de las facultades necesarias para tratar de forma exitosa procedimientos quirúrgicos más avanzados, para los cuales el cirujano maxilofacial si está especializado.

De igual forma, ambos profesionales trabajan en conjunto para garantizarles a sus pacientes la mejora de su higiene y estética dental.

¿En qué casos es necesaria una cirugía maxilofacial?

La cirugía maxilofacial está presente en diferentes áreas de la medicina y en la reconstrucción, o cirugía plástica o medicinal. Sin embargo,  el caso de cada paciente es completamente particular y diferente.

La Clínica Dental Blanco, especialistas en el área de la cirugía maxilofacial, nos mencionan algunas de las situaciones en las que se suele aplicar este tipo de intervención: 

  • Microcirugía y cirugía reconstructiva: en casos de cáncer en cara o cuello.
  • En presencia de anomalías dentofaciales: para las cuales se recomienda una cirugía estética con injertos de tejido adiposo.
  • Pacientes con traumatología facial.
  • Fisuras labio-platina.
  • Labio o paladar hendido.

La cirugía maxilofacial, además de los campos mencionados con anterioridad, también tiene es aplicada para:

  • Tumores benignos y malignos en la cabeza y cuello.
  • Mal formaciones congénitas, como labio leporino o niños con alteraciones en la forma del cráneo.
  • Corrección en el tabique nasal.
  • Arreglar malformaciones en las orejas.
  • Cirugía reconstructiva total de la cara.

Algunas cirugías maxilofaciales comunes explicadas a detalle

Estas son algunas de las cirugías maxilofaciales más comunes en las consultas de los especialistas en el área:

  • Extracción de cordales

Por lo general, cuando las muelas del juicio aparecen suelen causar problemas y mucho dolor, por lo que siempre está indicada su extracción. Aunque puedes realizar la extracción  con  un  dentista, también debería acudir con un cirujano maxilofacial,  de esta forma podrás evitar complicaciones y hacer que el procedimiento sea lo más agradable posible, ya que justamente esta es una de sus mayores especialidades. 

También, se puede necesitar la participación de un cirujano maxilofacial para la extracción de dientes, que aunque no se traten de las muelas del juicio, necesiten de los conocimientos de un especialista debido a que presentan una condición más compleja. 

  • Apicectomía

La apicectomía es un procedimiento que consiste en acceder al ápice del diente a través del hueso alveolar para extirpar la punta de la raíz y sellarla, además de eliminar la infección. Se realiza cuando el tratamiento de conductos -endodoncia- fracasa y el diente presenta infección una y otra vez. En este caso, la apicectomía representa la última opción para salvar el diente.

  • Frenectomía o extirpación del frenillo

Esta intervención se aplica para eliminar un frenillo de tamaño anormal que causa diferentes molestias al paciente. Cuando se trata del frenillo lingual, al ser muy corto, dificulta la movilidad de la lengua y la pronunciación adecuada de las palabras. 

En el caso del frenillo labial, no suele afectar el desempeño de las funciones del mismo, sino que resulta más un problema estético, pero igual de importante para el paciente. Por ejemplo, un frenillo más grande que el tamaño estándar puede interponerse entre los dos incisivos centrales superiores y causar una separación significativa entre ambos.

En algunos casos, este problema puede arreglarse con un tratamiento de ortodoncia, sin embargo, algunos casos más complicados si podrían requerir que el paciente se someta a una frenectomía.  

  • Maloclusión dental severa

Por lo general, la ortodoncia es la rama de la odontología que se aplica para la corrección de maloclusiones dentarias. Sin embargo, las maloclusiones severas en donde intervienen la mandíbula o los maxilares si necesitan de la intervención maxilofacial para poder garantizar un efecto más armónico. De ser este el caso, el paciente igual debería combinar la cirugía con un tratamiento de ortodoncia para conseguir un resultado óptimo.

  • Cirugía de implantes

La cirugía de implantes consiste en insertar en el hueso mandibular o maxilar un perno metálico similar a un tornillo. El hueso se cicatriza alrededor de este perno y luego, se fijará el nuevo diente artificial sobre este. Ya que este tratamiento es muy especializado y requiere de ciertos cuidados, deberás dejarlo en manos del cirujano maxilofacial para que el procedimiento sea totalmente exitoso.

  • Extirpación de tumores

En la actualidad, cada vez es más común la aparición de tumores, tanto malignos como benignos, en boca, cabeza y cuello. En estos casos, la cirugía es la opción más invasiva y radical, pero también la que proporciona mejores resultados, e incluso, si el tumor es cancerígeno, esta decisión puede llegar a salvarte la vida.

  • Reconstrucción maxilofacial

Este tratamiento se aplica en casos de traumatismos (golpes o accidentes), deformaciones congénitas, por daño causado por tumores, por infecciones severas o cualquier otra razón, que haya afectado la estética y funcionalidad del área maxilofacial. Con la aplicación de la misma, el paciente mejorará su apariencia, el desempeño funcional de este órgano y por lo tanto, su calidad de vida.

Un claro ejemplo de reconstrucción maxilofacial es la corrección del labio leporino y fisura palatina con la que nacen algunos niños. 

Cirugía maxilofacial paso a paso

Por su puesto, todas las cirugías difieren de acuerdo al caso y el tratamiento que deba ser aplicado, pero la mayoría sigue una serie de pasos básicos:

  1.   Luego de la fase de diagnóstico, se procede a la corrección del problema tomando en cuenta la exploración física y las expectativas del paciente sobre los resultados. 
  2.   A continuación, se deciden las diferentes modificaciones requeridas y  se confecciona una férula quirúrgica para posicionar con exactitud los huesos
  3.  Esta férula llega directo desde la compañía de planificación, justo a tiempo para ser impresa en una impresora 3D en un proceso que tomará solo unos minutos y que la dejará lista para el momento de intervención.
  4. Al momento de la intervención, también se pueden utilizar otros recursos como las guías de corte y placas preformadas. Estas nos ayudarán a mantener la precisión permitiéndonos acortar el tiempo en cirugía.

¿Qué hacer y qué no hacer después de una cirugía maxilofacial?

Durante la fase postoperatoria de las cirugías maxilofaciales, el paciente podrá continuar con su rutina habitual en solo dos semanas, tiempo en el cual también podrá apreciar los resultados de la intervención.

Sin embargo, el paciente deberá seguir ciertas instrucciones que garanticen el éxito de la intervención, como por ejemplo,  seguir una dieta blanda durante mes y medio empezando el día de la operación y así mismo, tampoco deberá perder ninguna de sus consultas de seguimiento.

En cuanto al dolor postoperatorio, los pacientes no suelen mostrar ninguna incomodidad después de la cirugía, pero si podría pasar que en algunos casos aparezca una leve hinchazón.

Cómo elegir la zapatilla perfecta para cada tipo de deporte

Elegir la zapatilla perfecta para tu deporte, sea cual sea el que practiques, no solo es un asunto de moda o mera vanidad. No se trata solo de elegir la marca de moda, los colores tendencia o la zapatilla más cara con el fin de lucir bien en nuestra modalidad fitness.

Las zapatillas juegan un papel muy importante en el desempeño de cualquier deporte. Estas son las que nos darán el soporte, la elasticidad y la resistencia necesaria para dar lo mejor de nosotros en cada uno de nuestros retos. Incluso, la elección de la zapatilla equivocada podría ocasionar, en el peor de los casos, accidentes o lesiones.

Por supuesto, utilizar la misma zapatilla o cualquiera de estas para diferentes deportes es un error. Las zapatillas que sirven para caminar, no son las mismas que sirven para hacer crossfit o para practicar fútbol. Cada deporte conlleva exigencias físicas diferentes y por lo tanto necesitamos tipos de calzado diferentes. Incluso, aunque siempre están los modelos versátiles que (aún con reticencias) pueden usarse para bastantes actividades, ni siquiera para dentro del gimnasio hay unas zapatillas universales.  

Por esto, la elección de nuestras zapatillas debe seguir una serie de recomendaciones según el deporte, el campo o pista, entre otras, de manera que el calzado sea el adecuado. Así que si estás en la búsqueda de tu equipo deportivo, busca en nuestra lista el deporte que práctica y pon en práctica nuestras recomendaciones.

Zapatillas para Running

Comprarte unas zapatillas especiales para correr representa todo un desafío. Esto debido a la gran variedad y especificaciones que hoy hay en el mercado y que está directamente relacionada con  la multiplicación de los runners profesionales.

Aunque hay una extensa guía sobre los tipos de zapatillas según los distintos estilos y objetivos de running, para no fallar deben tener dos especificaciones generales: que tengan la suela flexible y sean livianas, es decir no muy pesadas. Lo ideal es que permitan un movimiento natural y que tengan una buena amortiguación.

Las que necesitas para el gym

Para ir al gym también hay que llevar unas zapatillas adecuadas. Sí que es verdad que para esta actividad hay más variedad, ya que la mayoría de zapatillas deportivas cumplen con los requerimientos básicos. Lo que hay que tener en cuenta es la suela, debe ser plana y flexible para evitar lesiones mientras utilizamos las máquinas.

La elección de los fubtolistas

Si de zapatillas para fútbol se trata, Marians Sport, distribuidores líderes de zapatillas para fútbol, explica que la elección de la más ideal dependerá de diversos factores.

Uno de ellos es el tipo de terreno. Por ejemplo, si juegas en terreno firme, las zapatillas deberán tener una tracción mejorada para poder disfrutar de un buen agarre en estos campos de hierba corta que suelen estar ligeramente húmedos, pero no embarrados.

Tu posición en el campo también juega un papel importante a la hora de elegir la zapatilla; una zapatilla robusta será tu mejor aliada para patear el balón, mientras que las zapatillas de mediasuela baja te darán más velocidad.

También tienes tres diferentes tipos de corte para elegir, entre piel, material sintético e hilo. Esta elección afectará que tan liviana será la zapatilla, por ejemplo.

Así que deberás elegir una diferente para cada campo, además de tomar en cuenta tu personalidad en el juego y el rol que desempeñas en tu equipo.

Calzado para tenis y padel

Para practicar tenis debes elegir zapatillas con una buena adherencia y que se adapten perfectamente a los diferentes terrenos. Además estas zapatillas deberían reforzarse a los lados y aportar mucha estabilidad para poder realizar juegos rápidos.

Por otro lado, pese a que el calzado para pádel también tiene que aportar estabilidad y amortiguación, este requiere de un agarre especial, con el fin de garantizar el máximo rendimiento en pista. Así pues, una zapatilla de pádel sería más parecida a las que se usan en tenis de hierba, con una suela que facilite la adherencia al suelo. Asimismo, estas zapas han de ser cómodas, y permitir los giros y movimientos propios de este deporte.

Las ideales para el basket

Las zapatillas para el baloncesto también tienen que amortiguar muy bien y además lo mejor será seleccionar las que se adhieran muy bien al suelo. Por último lo mejor será que sujeten muy bien los tobillos porque en este deporte suelen ser causa de lesión los esguinces y otro tipo de distorsiones en muchas ocasiones.

Botas para trekking

El calzado de trekking debe llevar una puntera de goma reforzada que proteja nuestros dedos, una talonera que proteja la parte trasera del pie, y protecciones laterales y de empeine.

También es muy importante que nos proporcione equilibrio en cualquier terreno para evitar lesiones. Las botas para  montañismo (por rigidez, protecciones, etc) tendrán suela más alpina, y las que son para senderismo, tendrán una suela menos agresiva.

¿Botas o zapatillas? Aunque en el mercado existen ambas opciones para los aficionados al senderismo y ambas cumplen sus funciones dependiendo de la actividad; las zapatillas son más ligeras para practicar senderismo, mientras que las botas aportan mayor seguridad en la práctica del montañismo; los asiduos a este deporte suelen preferir las botas. Esto porque en este tipo de práctica no solo necesitas protección para tu pie, sino también para tus tobillos.

Para los aficionados al crossfit

El calzado ideal para crossfit debe seguirte en cada movimiento y proporcionarte la sujeción justa y necesaria. Debe tener algún tipo de sistema de ventilación, pues en caso contrario puedes sufrir demasiado calor y falta de transpiración.

El calzado de crossfit necesita una mediasuela que sea lo suficientemente fina como para absorber la mayor cantidad de impacto sin quitar al deportista ni un ápice del control del movimiento.

Finalmente, la suela debe poseer algún tipo de surcos o estrías que potencien el controldel deportista sobre su propia pisada.

Soporte para boxear

Deberás elegir entre zapatos bajos o altos, tipo bota, lo cual dependerá de tu desempeño en el ring. Los zapatos bajos son parecidos a los zapatos deportivos de bota. No proporcionan mucho soporte a la rodilla como los zapatos de bota, pero pueden ayudar a los pies y rodillas a moverse más rápidamente. Si eres un boxeador rápido, elige zapatos bajos. Si realizas maniobras rápidas para reclamar tu fama en el ring, usa zapatos de bota que den soporte a tus rodillas y espinillas mientras giras y mueves tus piernas.

Muy importante: busca el zapato más ligero posible. Los zapatos de boxeo deben ser una ayuda en el ring, no un obstáculo. La mayoría de los zapatos de boxeo están hechos de gamuza transpirable y cuero, con una suela de goma que te permite obtener un buen agarre en la alfombra mientras te mueves alrededor del anillo.

Los “sporty” solo para pasear

El estilo “sporty” lleva instalado en las tiendas y, por consiguiente, en el street style desde hace ya un par de temporadas; se pone con todo y a todas horas. Con este tipo de zapatillas se suele estar cómodo y a la moda, pero aunque pienses que puedes utilizarlas también para correr o para ir al gimnasio, no son  para practicar deporte, solo son un accesorio de moda casual. Esto ya que están despojadas de todo tipo de elementos técnicos y pueden considerarse la versión más minimalista dentro de la gran variedad de zapatillas deportivas. 

¿Quieres saber qués se llevará este verano?

HHG, ya se ha adelantado, como siempre, y ya ha sacado su colección para este verano. Prendas frescas y divertidas, originales, con los tonos y tejidos más actuales. Si eres distribuidor o mayorista, no puedes dejar de echar un ojo a su página web. Te encantará, productos de calidad y a los mejores precios del mercado y con la garantía y seguridad que te ofrece una empresa con años de experiencia.

Las tendencias para el verano 2020

Te adelantamos algunas de las tendencias que triunfarán en el verano 2020 y que ya te puedes comprar desde ya.

Si hay una chaqueta ligera que vuelve es el trench. Con sus aires británicos y atemporales, será el abrigo por excelencia de este verano, sea cual sea tu estilo.

El traje de chaqueta se acorta con bermudas o falda de cara al verano

El estilo working no nos va a faltar en verano, pero el look varía dependiendo de la ocasión. El año pasado las bermudas acompañaban a los trajes de chaqueta. Este año se repite, al igual que los conjuntos de dos piezas con falda lápiz.

El verano se hace más cómodo con los vestidos amplios y oversize

Olvídate de diseños ajustados que marcan la figura con la llegada del calor, ya que en agosto, también rozan y no son nada cómodos cuando el sol aprieta tanto que cualquier tela parece excesiva. Este es el momento de llevar vestidos amplios, vaporosos y frescos para crear los looks más boho-chic y relajados.

El encaje y bordado inglés nos dará el verano más romántico

Los encajes blancos más delicados y bordados con estilo inglés dieron el salto de las pasarelas a las tiendas. Hoy, la tendencia, está en casi todas las tiendas, que cuentan ya con propuestas bordadas que harán brillar a todas las mujeres que las luzcan.

Ni shorts ni pitillos: los vaqueros se llevarán pirata

Vuelven los 90’s y está vez, pisando fuerte. Los piratas cortados a la altura de la rodilla regresan especialmente en denim, con jeans ajustados y deshilachados.

Estampados tropicales para un verano muy exótico

El print tropical también vuelve, estampados florales un look más exótico e isleño de cara al próximo verano, looks salvajes para las mujeres más atrevidas.

El beachwear festoneado será obsesión.

Cuando pensamos en verano, también estamos pensando en vacaciones. No lo dudes, ya puedes a empezar a comprar la ropa que te llevarás, porque en todas las tiendas, ya cuentan con la ropa de la temporada de verano. Y la tendencia es clara: bañadores y bikinis festoneados con costuras llenas de pespuntes muy preppy y endulzadas.

Pisaremos en clave flúor, palabra de Mango

El calzado será clave para ir a la moda la próxima temporada, porque sera el centro de toda la atención: colores claros y neutros en la ropa y muchos colores en los zapatos, especialmente colores neón saturados que no pasan desapercibidos.

Pantalón culotte: el regreso de un favorito

Vuelve el pantalón culotte con su caída fluida y ancha, su silueta relajada. Y que bien sienta tanto con deportivas como con tacones. Además son súper cómodas. ¿No me digas que no estás encantada con la noticia?

Mini bolsos donde no cabe más que el estilo

Jacquemus lo predijo y se ha cumplido la predicción. Los bolsos que se llevarán este verano son tan pequeños que como tengas un smartphone grande no cabrá. Son más monederos que bolsos pero tienen mucho estilo y son muy pero que muy coquetos. No puedes quedarte sin el tuyo. Ideal para salir por la noche.

Si la moda te encadena es que sabes lo que se lleva

Cadenas colgadas del cuello, en forma de pendientes y en los cinturones. Si se puede hacer con cadenas, con cadenas se hará. La moda de las cadenas regresa. Si quieres ir a la última, no pueden faltar las cadenas en tu look.