Sundance Channel

shutterstock_529008256(FILEminimizer)

Externalizar servicios multiplica nuestro potencial

Un país que cuenta con muchas personas que son emprendedoras es un país que tiene mimbres para convertirse en una potencia a nivel mundial. Esta teoría creo que podrían defenderla todos los economistas habidos y por haber en este mundo. Y es que es algo lógico pensar que, si multitud de personas tienen ideas para arrancar con una actividad y la capacidad suficiente como para hacerlo, será más fácil que en dicho territorio factores como el desempleo tengan una presencia prácticamente residual. Precisamente ese desempleo, que es una de las máximas preocupaciones de buena parte de las personas, dictamina si una economía marcha bien o mal.

Si tuviéramos que analizar el emprendimiento que existe en un país como el nuestro, seguro que tendríamos opiniones para todos los gustos. Es obvio. Pero los datos nos invitan a elaborar un análisis que es más bien positivo. El número de empresas en nuestro país indica que, en efecto, España es un país de emprendedores y que solemos ser bastante valientes a la hora de iniciar un proyecto que nos cargue de ilusión. Así ha sido, además, durante buena parte de nuestra historia y tiene pinta de que esa valentía y fortaleza es algo que se mantendrá en el futuro.

Teniendo en cuenta todo lo que os hemos comentado hasta ahora, ¿por qué el desempleo sí que ha sido un problema en nuestro país durante los próximos años? Este es un asunto que tenemos que responder haciendo referencia al tamaño de las empresas españolas. Según un estudio que fue publicado por el Ipyme, hay más de 1’5 millones de pequeñas o medianas empresas en el interior de nuestras fronteras y muy pocas entidades que sean de gran tamaño. Eso, cómo no, limita el poder de contratación de un enorme porcentaje de las empresas que cuentan con enseña nacional.

Las pequeñas y medianas empresas son clave en este país, que nadie lo ponga en duda. Pero se enfrentan a problemas que las grandes empresas no tienen y que, de alguna manera, limita su potencial.

  • Uno de ellos tiene que ver con que innova menos, tal y como indica una noticia publicada por el portal web El Independiente (y que también dice, por otra parte, que este tipo de empresas está empezando a exportar más).
  • Por otro lado, y con este tema vamos a seguir en los párrafos siguientes, las pymes tienen una menor capacidad para asumir todas las obligaciones legales que les son atribuidas.

Este último asunto es uno de los que condicionan su día a día. Según el estudio de Ipyme que antes os hemos enlazado, de ese 1’5 millones de pymes que hay en España, más de 1’3 millones se subdividen en microempresas, que disponen de entre 1 y 9 empleados. Con tan poquita gente en plantilla, está claro que no seremos capaces de gestionar todo lo que conlleva mantener a nuestra empresa al corriente de sus obligaciones y, además, seguir desarrollando todas las actividades necesarias para generar el dinero necesario para subsistir. Externalizar las obligaciones fiscales o laborales en una gestoría o asesoría es lo ideal una vez llegados a este punto.

Las gestorías se han convertido en el apoyo ideal para las más de 1’3 millones de microempresas que existen en el territorio español. Y es que, contando las segundas con menos de 10 trabajadores, resulta muy difícil responder a las obligaciones fiscales o laborales que lleva asociada la propia vida de la entidad. En los últimos años, en los que se ha recobrado de alguna manera la actividad y la iniciativa empresarial en España, ha aumentado el número de entidades que ha decidido confiar en una gestoría para estar al corriente de esas obligaciones que mencionamos. Es algo que nos han comentado los profesionales de una de estas entidades, Trámites Fáciles Santander.

Un sentimiento general de satisfacción

¿Cuál es el sentimiento general de los españoles y las españolas que, siendo los máximos dirigentes de una empresa, han decidido externalizar los asuntos de los que venimos hablando? La verdad es que, en los últimos tiempos, ese sentimiento es el de una gran satisfacción. Gracias a este tipo de estrategias, esas personas están encontrando el tiempo necesario para desarrollar otro tipo de labores en la empresa que no tendrían posibilidad de hacer si el tiempo fuera dedicado a acciones fiscales o laborales.

En general, y como estamos viendo, externalizar esos asuntos hace que podamos dedicarnos plenamente a la actividad en la que siempre soñamos y en la que hemos sido capaces de identificar una necesidad en nuestro público objetivo. Y eso siempre nos ofrecerá resultados positivos. Conoceremos mucho mejor nuestro mercado y el abanico de acciones que podremos desempeñar para satisfacerlo. Eso, en el mundo empresarial, es vital para garantizar el correcto funcionamiento y un gran futuro para una entidad. Y eso, a su vez, será una de las mejores noticias que puedan recibir tanto la sociedad como la economía de este país.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados