Sundance Channel

shutterstock_607680785(FILEminimizer)

La cirugía de los párpados a fondo

Los retoques estéticos están a la orden del día. Muchas mujeres son las que ya optan por hacerse retoques, pues no hay que ser una estrella de cine como hasta hace unos pocos años. Una opción que puede merecer la pena, pero como es lógico entraña sus riesgos y de la que no hay que abusar.

Existe gente que busca operarse de tal o cual forma para parecerse a sus ídolos, algo que depende de la persona, aunque la cirugía estética tiene como fin principal la corrección de los defectos a nivel corporal que podamos tener.

Así es como la cirugía estética vale para la reconstrucción de zonas del cuerpo que han terminado por deteriorarse debido a accidentes o enfermedades varias. De la misma forma, permiten la corrección de los defectos de nacimiento que lo que hacen es impedir que se pueda llevar una vida normal, lo que siempre es digno de destacar y que termina haciendo que mejore el día a día de las personas.

Debemos tener claro que optar por la cirugía estética no siempre es una decisión sencilla de tomar, puesto que existen bastantes prejuicios sociales que van a impedirnos acudir. No hay que olvidar que el miedo a que puedan dejarnos mal siempre va a existir, puesto que si la operación que hagamos pueda suponer pasar por el quirófano, siempre vamos a poder correr el riesgo de que pueda salir algo.

Todo esto hace que tengamos que tener más prudencia a la hora de optar por las soluciones de cirugía estética, que al final, no dejan de ser operaciones, por lo que hay que tenerlas el respeto necesario, aunque sepamos que se realizan para mejorar nuestra estética y salud.

Conociendo más sobre la cirugía de los párpados

A la cirugía de los párpados se le llama blefaroplastia, siendo un procedimiento donde se extraer la grasa, así como el exceso que hay de piel y músculo en los parpados superiores y también en los inferiores. Con ella se puede ir corrigiendo la caída de los parpados superiores y las bolsas de los inferiores, lo que hace que muchas veces podamos parecer más viejos o cansados de lo que en realidad somos, incluso llegando a ser un problema para la visión.

El caso es que la blefaroplastia no llega a eliminar las temidas patas de gallo, así como otras arrugas ni que se caigan las cejas, pudiendo hacerse, de forma aislada, unida a otras cirugías estética de la cara como los liftings.

Si estás en la situación de pensar la posibilidad de someterse a una blefaroplastia hay que elegir bien, debiendo saber más sobre la cirugía, algo que puedes solucionar investigando en la red o en los libros, así como hablando con el cirujano plástico que elijas.

Los especialistas en el terreno estético de Estética Ocular, creen que es algo ideal y de lo más recomendable en todos los casos, pues al final estamos ante algo que puede solucionar nuestros problemas de salud, pero que también no deja de ser importante y donde nuestra salud está en juego.

Los mejores candidatos para el sometimiento a una blefaroplastia son los que quieren una mejoría, pero no algo que les deje perfectos en cuanto a la apariencia física. Para ello hay que encontrarse en buena salud, también en lo psicológico, siendo realista con las perspectivas que tenga.

Por lo general los pacientes tienen 35 años o algo más, aunque hay casos donde hay pacientes que son algo más jóvenes, pero que tienen tendencia a desarrollarlas antes de tiempo.

Lo que hace la blefaroplastia es mejorar la apariencia y la confianza que tenemos en nosotros mismos, pero olvidémonos de parecernos a otra persona o que nos traten distinto.

Hay algunas condiciones de carácter médico que pueden suponer que se eleve el número de riesgos, caso de las problemáticas de tiroides, escasez de lagrimas, presión arterial alta, etc.

Este tipo de operación se hace en el quirófano, en el interior de un hospital o clínica, debiendo estar en la clínica unas pocas horas después de que se produzca la cirugía en cuestión.

Se hace bajo anestesia local más sedación y con menos frecuencia bajo anestesia general, todo va a depender de las preferencias que tenga cada cirujano.

En el caso de que se haga mediante anestesia general más sedación, hay que tener en cuenta que cuando es solo sedación, el paciente va a estar más tranquilo, con los párpados sin sensibilidad ante el dolor. Cuando se hace con anestesia general el paciente está dormido mientras que se produce la operación.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados