Sundance Channel

shutterstock_1299304069(FILEminimizer)

Las mujeres y la apnea del sueño: un diagnóstico complicado de concretar

La apnea del sueño es una enfermedad que suele ser diagnosticada fácilmente en hombres. En el imaginario popular, se suele pensar que quienes la padecen son hombres obesos de mediana edad o de edad avanzada que roncan muchísimo. Sin embargo, esta percepción está completamente alejada de la realidad.

Antes de enfocarnos en la dificultad de diagnóstico de la apnea del sueño en las mujeres, debemos centrarnos en poder definir qué es, ya que partiendo de allí, podremos entender las diferencias a la hora de la atención médica tanto en hombres como en mujeres.

¿Qué es la apnea del sueño?

Las personas que padecen de esta enfermedad sufren colapsos mientras duermen, esto se debe a que su respiración se interrumpe por unos segundos cada cierto tiempo. La apnea del sueño obstruye las vías respiratorias, haciendo que los músculos de la garganta se relajen generando sensación de asfixia.

Quienes sufren de esta enfermedad suelen sentirse muy somnolientos y cansados durante el día, en las noches roncan con intensidad y tienen episodios de jadeo o ahogo, pausas en la respiración y despertares bruscos con un resoplido. Aunque el diagnóstico de la apnea del sueño se basa, en parte, en la valoración médica de los síntomas, los médicos suelen utilizar la polisomnografía para confirmar el diagnóstico y determinar la gravedad del trastorno.

Existen tres tipos de apnea del sueño:

  • Apnea obstructiva del sueño: el tipo más frecuente de apnea del sueño, se produce por cierres repetidos de la garganta o de la vía aérea superior durante el sueño. Se produce cuando la respiración se interrumpe repetidamente durante el sueño en periodos de más de 10 segundos. Las personas afectadas sufren cada hora entre 5 y 30 episodios, o más, de interrupción de la respiración.
  • Apnea central del sueño: un tipo de apnea del sueño mucho menos frecuente, tiene su origen en un problema en el control de la respiración en la parte del encéfalo denominada tronco del encéfalo. En la apnea central del sueño, el tronco del encéfalo es menos sensible a los cambios en el nivel de dióxido de carbono. Como consecuencia, las personas con apnea central del sueño respiran menos profundamente y más despacio de lo normal.
  • Apnea del sueño mixta obstructiva y central: es una combinación de factores habitualmente presentes en la apnea central y la apnea obstructiva que ocurren en el mismo episodio de apnea del sueño. Los episodios de apnea mixta del sueño suelen empezar como apneas obstructivas y reciben el tratamiento correspondiente a este tipo de apnea.

Apnea del sueño en las mujeres y su dificultad de diagnóstico

Los síntomas de la apnea del sueño son muy claros en el caso de los hombres, pero en el caso de las mujeres a veces se suelen confundir con otros padecimientos, ya que pueden presentar otras señales como agotamiento, migrañas, depresión, ansiedad y taquicardias. Al presentarse estas otras patologías, a nivel médico se puede confundir con otro tipo de enfermedades, lo que significa que el abordaje no es el más oportuno. En las mujeres se hace más complejo determinar la condición porque la apnea se presenta de la siguiente forma:

  • El sonido del ronquido es más ligero, no como en los hombres que son más sonoros.
  • Los episodios de apnea obstructiva son más cortos, así que se hacen casi imperceptibles.
  • Si no hay un seguimiento adecuado del patrón de sueño en ellas, será difícil identificar el problema de primera mano, por eso hay que prestar atención a los efectos de la apnea sobre su salud.

Causas y síntomas de la apnea del sueño en mujeres

Ya habiendo entendido por qué es tan complicado diagnosticar la apnea del sueño en mujeres, debido a que se presenta de manera diferente a cómo se manifiestan en los hombres, hay que enfocarnos en conocer cuales son los factores que influyen en la aparición de la enfermedad, siendo que muchos de estos aspectos están relacionados con el estilo de vida y padecimiento de otras enfermedades.

Según varios estudios, se ha determinado que uno de los principales detonantes de la apnea obstructiva del sueño es la obesidad, así como el síndrome metabólico producto del exceso de peso, la resistencia a la insulina y el sedentarismo. También se habla de que las mujeres que sufren de hipertensión o de enfermedad obstructiva pulmonar son más propensas a padecer este trastorno. Igualmente, la apnea puede aparecer en las embarazadas debido a que el útero en crecimiento provoca que el diafragma se eleve, cambiando así levemente la mecánica pulmonar. Al igual que sufrir el síndrome del ovario poliquístico se asocia también en muchos casos a la apnea del sueño.

Ahora bien, a pesar de que los problemas respiratorios durante la noche en la mujer son más sutiles, los efectos de la apnea en la mujer suelen ser sin embargo más intensos:

  • Se experimenta una elevada fatiga y falta de energía.
  • Problemas de concentración, pérdida de memoria.
  • Hay migrañas, cefaleas recurrentes, mareos…
  • Palpitaciones, taquicardias, sensación de ahogo…
  • Aparece el síndrome de las piernas inquietas.
  • La apnea en mujeres se asocia con trastornos del estado de ánimo. Estos problemas del sueño y respiración pueden derivar a menudo en ansiedad y depresión.

De este modo, cuando una mujer va al médico, es común que el tratamiento que reciba se oriente hacia estas dimensiones citadas, pero no al desencadenante de las mismas: la apnea del sueño.

El problema es que la mayoría de los estudios relacionados con la apnea del sueño, se realizan en hombres, por lo que identificar las causas y síntomas en ellos, hace del diagnóstico uno más sencillo de descubrir.

Así, si bien es cierto que desde hace unos años se han realizado más estudios enfocados en comprender cómo se manifiesta la enfermedad en las mujeres, los esfuerzos están llegando un poco tarde; eso se ve reflejado en que, como mencionamos antes, no se considera la enfermedad desde un primer momento.

Esto significa que pasa mucho tiempo para que una mujer sea diagnosticada correctamente, lo que evidentemente agrava muchísimo la situación de salud de la paciente.

Riesgos y tratamiento para la apnea del sueño

Antes hemos comentado sobre las causas y síntomas de la apnea del sueño, sin embargo, debemos conocer cuales son los riesgos a la salud si no se atiende la situación a tiempo. Los más importantes por conocer son:

  • Las personas con apnea del sueño tienen cifras de tensión arterial más altas que el resto de la población y un riesgo mayor de sufrir enfermedades cardiovasculares importantes como la cardiopatía isquémica, el infarto cerebral o arritmias (fibrilación auricular).
  • Dejar de respirar durante lapsos de tiempo variable. Durante la noche provoca una reducción del aporte de oxígeno a través de la sangre que afecta a todo el organismo. La falta de oxígeno en las arterias genera, entre otras cosas, una descarga de hormonas implicadas en el estrés celular (adrenalina y noradrenalina), que causan picos de tensión arterial y taquicardia que comprometen el funcionamiento normal del corazón durante el sueño.
  • La mala calidad del sueño nocturno asociado a la apnea multiplica la probabilidad de desarrollar diabetes de tipo 2, sobrepeso y obesidad; tres problemas que a su vez incrementan el riesgo cardiovascular.
  • No descansar adecuadamente durante la noche multiplica el riesgo de sufrir accidentes de tráfico y siniestros laborales, además de caídas e incidentes de menor consideración derivados de no tener los reflejos al 100 %.

Según los profesionales del Centro Avanzado de Odontología Belmonte el tratamiento para la apnea del sueño varía según los factores predisponentes que presente el paciente y puede ir desde tratamiento para la reducción de peso, el uso de antidepresivos, prótesis bucales y la estimulación eléctrica, hasta la cirugía. El objetivo del tratamiento es incrementar el diámetro y disminuir la resistencia de la vía de aire, además de incrementar la esperanza de vida, disminuir los riesgos de salud y mejorar la calidad de vida.

Los dispositivos usados para tratar la apnea de sueño de forma no quirúrgica se dividen en tres grupos generales:

  • Dispositivos para retener la lengua
  • Dispositivos para levantar el paladar
  • Dispositivos para variar la posición mandibular

Los dispositivos que ayudan a modificar la posición mandibular son efectivos en un porcentaje mayor de 85% de la población de pacientes con apnea del sueño, ya que mueven la mandíbula hacia delante y con esto consigue el avance pasivo de la lengua. Luego, la posición alterada de la mandíbula aumenta el espacio hipofaríngeo permitiendo una respiración cómoda.

La realidad es que aun cuando la tecnología está muy avanzada y los tiempos han cambiado, hay muchos diagnósticos que siguen siendo muy complicados de concretar porque la mayoría de estudios se han concentrado en los pacientes masculinos. Por ello es que muchos de los síntomas se pierden en un mar de posibilidades cuando se trata de diagnosticar a una mujer, porque la misma enfermedad puede manifestarse de diferentes maneras.

Lo importante es que contemos con especialistas que escuchen a sus pacientes mujeres y que consigan ahondar un poco más en los síntomas que presentan, hasta que den con el diagnóstico correcto.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados