Sundance Channel

shutterstock_1649131651(FILEminimizer)

Los expositores publicitarios, de una enorme utilidad para las grandes marcas alimentarias

La publicidad siempre ha tenido una importancia muy grande entre las grandes empresas, conscientes como son de que es necesario continuar trabajando dentro de ese campo para mantener la posición que ocupan en el mercado. El dicho que asegura que «lo difícil no es llegar, sino mantenerse» es una realidad absoluta en el alto mundo empresarial. Si no hacemos todo lo que está en nuestra mano para mantener el nivel de beneficios recibidos en ejercicios anteriores, existe un enorme riesgo de que se reduzcan. Y no es eso lo que se pretende al dirigir una empresa, ¿verdad?

En la industria de la alimentación, la publicidad siempre ha adquirido una relevancia enorme. En este sector hay muchas empresas de gran tamaño, que son conocidas porque sus productos se encuentran en un porcentaje muy alto de las viviendas que conforman nuestro país. Esas mismas empresas han invertido, a lo largo de los años, grandes cantidades de dinero para aparecer en anuncios de televisión, cuñas de radio y publicidad digital y mantener de esa manera su hegemonía. Si hubieran dejado de hacerlo durante algún tiempo, es posible que su imagen se hubiera resentido de un modo importante.

En el portal web Marketing Directo se comentan cuáles han sido las marcas de refrescos que más dinero invirtieron en publicidad entre los años 2019 y 2020. El podio está compuesto por Nestlé, Danone y Mondelez, con algo más de 20, 18 y 14 millones de euros en el último de esos años, respectivamente. Marcas como Ferrero, Lactalis, Gallina Blanca o Casa Tarradellas también forman parte de ese decálogo que, sin duda, ha fiado a la publicidad buena parte de su estrategia de mantenimiento entre las grandes empresas de alimentación de este país. Ni que decir tiene que los buenos resultados que muchas de ellas están experimentando ahora y que experimentaron durante los momentos posteriores a dichas inversiones dependen de esa publicidad.

Hay muchas y muy buenas maneras de hacer publicidad… y no todas tienen que ver con el marketing digital. En el mundo de la alimentación, tan importante es estar presente en redes sociales como Instagram y TikTok como contar con stands publicitarios en los diferentes supermercados. Los profesionales de Grupo Mimó indican que este tipo de soportes viene creciendo de una manera exponencial en los últimos años. Y eso es porque funcionan y sirven para potenciar la imagen de marca de la empresa que los ordena fabricar.

De hecho, cuando vamos a un supermercado a realizar la compra de la semana o la del mes y vemos un expositor con el logotipo de Nestlé, el de Danone o el de cualquier otra marca, normalmente suben las posibilidades de que adquiramos uno de sus productos. Así es como funciona la publicidad… y así es como lo hace en un sector como lo es el de la alimentación, que a fin de cuentas nos afecta a todos y todas y que dispone de una gran relevancia a lo largo de nuestras vidas.

La publicidad tradicional todavía es una buena idea

En los tiempos que corren, el marketing digital se ha convertido en una herramienta potente para dar a conocer una marca o un producto. Y nos parece estupendo que así sea puesto que se trata de un modelo publicitario que tiene un impacto muy grande y una eficacia que está fuera de toda duda. Sin embargo, creemos firmemente que el marketing más tradicional todavía tiene su impacto y su papel. En el caso del que hemos venido hablando a lo largo de este artículo, referente a la alimentación, se ha comprobado que así es. Y por eso hay tantas marcas apuestan por diseñar stands para que sean colocados con posterioridad en los supermercados.

Estamos hablando de uno de los sectores que goza de una buena cantidad de empresas en el interior de nuestras fronteras. El portal web Statista informa de cuántas empresas forman parte de cada uno de los subsectores ligados al negocio de la alimentación: la panadería o la fabricación de pastas alimenticias cuenta con un total que supera las 11.000 unidades. La fabricación de bebidas ocupa la segunda posición con algo más de 5.000 empresas y, en tercera instancia, podemos encontrar a la industria cárnica con más de 3.400 entidades.

Estamos convencidos de que, al menos en lo que respecta a una actividad como la alimentación, va a seguir siendo importante el gasto que se dedique en marketing tradicional. Las marcas saben que funciona y, si quieren seguir formando parte de ese selecto grupo de las que más facturan y mayores beneficios obtienen, tendrán que apostar por esta modalidad publicitaria. Solo de ese modo conseguirán el objetivo y solo de ese modo seguirán siendo reconocidas en un mercado que es feroz y que pone a prueba a cada empresa durante cada día.

 

Compartir

Artículos relacionados

COMPARTE

Seguinos

Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit
Tumblr