Sundance Channel

shutterstock_1679581594(FILEminimizer)

Un recorrido por los viñedos de la Alsacia

La Alsacia es una histórica región de Francia, situada en el corazón de Europa y limítrofe con la vecina Alemania, a la que durante varios periodos de tiempo a lo largo de la historia perteneció, lo que le confiere determinados particularismos como por ejemplo que posee una legislación sobre Derecho Local que en ciertos ámbitos prevalece sobre el derecho general francés. Alsacia es también una importante región vitivinícola, cultural y turística, en la que destacan de manera sobresaliente sus encantadores pueblos, que aparecen en la lista de los más bonitos de Francia, sus paisajes bucólicos, los castillos… Hagamos un recorrido virtual por algunos de estos preciosos lugares:

  • Colmar. Es la capital del vino de la Alsacia, conocida también como la “pequeña Venecia” por los canales que recorren esta pequeña localidad, en la que nos podemos relajar disfrutando de uno de sus paseos en barca. Su centro histórico formado por antiguos, preciosos y rehabilitados edificios del siglo XIV, con su estilo tan característico del gótico germánico nos dan idea del gran esplendor que alcanzó esta ciudad durante la Edad Media. Entre ellos destacan la antigua Aduana o Koïfhus del año 1480, la Casa Pfister de 1537 o la Casa de las Cabezas de 1609 con 111 cabezas y máscaras adornando su fachada.
  • Riquewihr. Al traspasar las puertas de este pueblo amurallado nos encontramos con un pueblo de postal y una calle mayor flanqueada por casas de color pastel con su típica estructura de madera entrecruzada a la vista, que nos conducen hasta la Plaza de las Tres Iglesias y los jardines del siglo XVI, Cour de Bergers. No podemos irnos de esta localidad sin visitar la Torre Dolder, una antigua torre de vigilancia con dos fachadas distintas, una exterior con fines defensivos y una interior con entramado de madera, a los pies de esta torre se encuentra la Fuente Sinne, utilizada en la antigüedad para lavar las barricas y recipientes de vino.  
  • Eguisheim. Este pueblo medieval fue elegido como “ciudad favorita de los franceses en 2013” lo que nos da idea de la belleza de la localidad natal del Papa San León IX, se dice también que sirvió de inspiración a los estudios Disney para crear el pueblo de Bella en la famosa película “La bella y la bestia”. En su casco antiguo de forma circular y que fue camino de ronda en épocas medievales, destacan su plaza central con el castillo Wahlenbourg, la Capilla y la Fuente de Saint-Léon.
  • Obernai. El encanto de esta ciudad reside en su centro histórico con su Kappelturm (Torre de la Capilla) del siglo XV de 60 m. de altura, el precioso pozo de Puits aux six seaux de 1579, la iglesia de los Santos Pedro y Pablo del siglo XIX, sus murallas, sus casas tradicionales alsacianas con los balcones llenos de coloridos geranios, sus calles empedradas…
  • Turckheim. Esta tranquila localidad merece un paseo para contemplar su maravillosa muralla medieval extraordinariamente bien conservada, por la que todavía se puede acceder a través de varias puertas, siendo la Puerta de Francia, de 1330 y que conserva un escudo de armas del imperio germánico, la más significativa. Una vez traspasada se llega a la Plaza Turenne donde destacan el edificio de Guard-House, una fuente del siglo XVIII y un impresionante edificio de 1568. 
  • Bergueim. Esta apacible y tranquila localidad en la que su principal atractivo son sus murallas, el edificio del ayuntamiento de 1767 y la sinagoga, no podemos dejar de visitar su Casa de las Brujas o Haxahus, un museo que narra la historia de los juicios por brujería que tuvieron lugar en este pueblo entre 1582 y 1683. 
  • Ribeauvillé. En esta localidad conocida como la “ciudad de los violinistas” ya que aquí se refugiaron trovadores y músicos, destaca por sus tres castillos, el castillo de St. Ulrich, construido en el siglo XI, el más pequeño denominado Le Girsberg del siglo XIII y el más grande de los tres, el Haut Ribeaupierre.   

Los vinos más famosos de la Alsacia

Una vez realizada esta preciosa ruta por los pueblos de la Alsacia no podemos despedirnos sin probar los exquisitos vinos de la zona elaborados a partir de cuatro variedades de uva, riesling, gewürztraminer, pinot gris y muscat, por lo que brindaremos con unas copas tan especiales como las uvas que forman los caldos. En este sentido, muchos de los bodegueros de la zona optan por las copas de Giona premium glass, una empresa especializada en el diseño y que cuenta con la tecnología más exigente para dar lugar a copas dotadas de una gran calidad y resistencia, de ahí que los bodegueros de la Alsacia opten por su uso. Además, desde el mes de septiembre y hasta finales de octubre podremos acudir a las famosas fiestas del vino de la región, las cuales gozan de renombre internacional.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados