Sundance Channel

2149684485_11zon

Consejos para conseguir un dormitorio más fresco

Las olas de calor van a ser cada vez más frecuentes, así que debes ir preparando el dormitorio para que sea más refrescante de cara a las altas temperaturas. No te pierdas los siguientes consejos.

Quita la alfombra de pelo largo

Opta por una alfombra de un material más ligero, así que escoge una alfombra de yute, cáñamo o coco. Pero si buscas opciones textiles, apuesta por una alfombra de algodón o de pelo corto.

Instala un ventilador de techo

Si tu dormitorio no tiene un ventilador de techo, es hora de que lo instales ya. Estos electrodomésticos son perfectos para refrescar el dormitorio y sus aspas girarán en ambos sentidos.

Y es que si giran hacia la izquierda, refrescan el aire; pero si giran a la derecha, lo calientan. Estos ventiladores decoran nuestras estancias y no resecan el ambiente, como hace el aire acondicionado.

En el mercado encontrarás una gran variedad de diseños: en madera, PVC, con estética industrial, minimalista, etc. Su gran variedad les permite integrarse en todos los estilos decorativos.

Aunque pueden ir solos, también son una buena alternativa como complemento de los splits u otro sistema. Así, ayudan a mover más rápidamente el aire.

Se recomiendan que el ventilador se ajuste al espacio, porque uno demasiado grande en una habitación pequeña creará una corriente desagradable, y uno pequeño en una muy amplia, no refrescará lo suficiente.

Los nuevos modelos son muy silenciosos y se mueven entre los 36 y los 48 decibelios en función de la velocidad. Escoge los que tienen motores porque consumen menos.

Se controlan a distancia, por lo que no tendrás que levantarte de la cama para aumentar o reducir su velocidad. Los últimos modelos se pueden controlar desde el móvil con Bluetooth o WiFi.

Cambia las cortinas

En un hogar no pueden faltar las cortinas, porque proporcionan intimidad, tamizan la luz y refrescan o abrigan la estancia. Instala cortinas térmicas, ya que ayudarán a mantener el calor fuera de tu casa.

Incluso, puedes colgar unas cortinas tipo visillo, porque son perfectas para el verano porque dejan correr el aire, aportan frescor y permiten la entrada de la luz.

Encajan con todos los estilos, es decir, puedes incluirlos en una casa rústica, clásica o moderna. Apuesta por visillos de colores claros y neutros, porque transmiten elegancia y sofisticación.

Proporcionarán intimidad de día y no dejarán que los mosquitos se cuelen por la noche. Para evitar las picaduras puedes optar por una mosquitera.

Pero no todas las mosquiteras son de calidad, así que los profesionales de Spadico aconsejan que la fibra sea de vidrio o aluminio.

Desenchufa los elementos que transmiten calor

Si tienes una zona de trabajo en el dormitorio desenchufa todos los aparatos, ya que desprenden calor y hacen que suban las temperaturas en tu dormitorio.

Lo mismo vale para cargadores u otros dispositivos electrónicos. Así que, un rato antes de dormir, te aconsejamos que desenchufes todos para evitar su calor.

Durante el día echa las persianas

Durante el día puedes bajar las persianas y cerrar las ventanas y la puerta. Así, conseguirás mantener la casa más fresca.
Si tienes un toldo instalado en la ventana, de día, déjalo echado, pero por la noche, súbelo.

Lino y algodón

«Si durante el invierno la lana y el terciopelo son los tejidos más adecuados para proporcionarte calidez, ahora es el momento del lino y el algodón. Y no solo en las colchas. También en las sábanas. Estos tejidos naturales son traspirables y mucho más agradables al tacto. A estas características se suma que son capaces de retener la temperatura, por lo que en verano serán más frescas y en invierno más cálidas (sí, también son la mejor opción para el invierno). Además, ayudan a mantener el cuerpo seco, ya que se secan más rápido y expulsan la humedad con mayor facilidad. Entre sus desventajas, que se arrugan con más facilidad», informa la revista ¡HOLA!

Elige un colchón transpirable

Escoge un colchón duro y transpirable, capaz de absorber el agua corporal que puedes llegar a perder durante la noche. Añade una almohada con gel, que tiene baja conductividad y mantiene el frescor.

Ventila por la mañana

Nada más levantarte, abre las ventanas durante 10 minutos, para que el calor nocturno desparezca. Si tu dormitorio está orientado al norte, habrá sol por la mañana y si tiene orientación sur, por la tarde.

Una media hora antes de irte a dormir, abre las ventanas y ventila. Procura hacer ventilación cruzada, es decir, abre las ventanas de otras habitaciones o del baño.

Compartir

Artículos relacionados

COMPARTE

Seguinos

Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit
Tumblr