Sundance Channel

shutterstock_1081692827(FILEminimizer)

Bruxismo: qué es y cómo se trata este problema

El bruxismo es un problema bucodental bastante desconocido y que vamos a explicar en este artículo. Vamos a explicar qué es, los síntomas que produce, las principales causas, así como los tratamientos.

  • Qué es el bruxismo

El bruxismo es un problema bucodental que provoca el apretamiento involuntario de los dientes. Una cuestión que puede ocasionar dolor, maloclusión o dificultar el sueño. Según los expertos afecta al menos al 10% de la población, una cifra bastante alta a pesar del amplio desconocimiento de la sociedad a este problema.

  • Síntomas del bruxismo

El bruxismo como hemos indicado es un problema que consiste en el rechinamiento de dientes. Y al ejercer presión sobre la estructura bucal sufren los músculos, los tejidos y la mandíbula. Así, los principales síntomas que produce el bruxismo es tensión muscular en esta zona, pero también provoca dolor en la zona del oído. Esto se debe a que la articulación de la mandíbula se encuentra muy cerca del conducto auditivo externo, así que a pesar de que el dolor no se debe al oído se sufre en la zona.

Otros síntomas comunes del bruxismo es dolor de cabeza o migraña, sensibilidad muscular y sensibilidad dental al consumir alimentos fríos y calientes. También el bruxismo produce insomnio y por supuesto, dolor en la mandíbula.

Sobre el bruxismo hay que señalar que algunas personas que aprietan los dientes de manera involuntaria pueden no padecer síntomas a corto plazo o incluso nunca. Esto dependerá de muchos factores como el nivel de estrés, la posición de los dientes o los hábitos de sueño.

  • Causas

¿Pero cuáles son las principales causas del bruxismo? Pues entre las principales patologías que provocan ese rechinamiento involuntario de los dientes se encuentran el estrés o la ansiedad. Estos son los motivos principales de la mayoría de pacientes y por eso entre los tratamientos se encuentra poner solución a esos problemas para acabar con el bruxismo.

Pero también hay otras cuestiones que pueden causar el bruxismo como factores genéticos o incluso se ha apreciado relación con patologías como alergias. También algunas alteraciones dentarias como maloclusión o problemas musculares en la mandíbula.

  • Principales tratamientos para el bruxismo

Según el caso de cada paciente se pueden recomendar unos tratamientos u otros, que también dependerán en gran medida de las causas que originan el problema. Pero a continuación vamos a descubrir los principales tratamientos que emplean los profesionales para poner fin al bruxismo.

  • Férula oclusal o de descarga

La férula oclusal o descarga es una de las soluciones más empleadas para acabar con el bruxismo y reducir sus consecuencias. “La férula oclusal es un dispositivo que se coloca en la boca y tiene como objetivo el reposicionamiento de los cóndilos y la relajación de la mandíbula de forma progresiva. De la misma manera, también reduce la tendencia a apretar los dientes y, por lo tanto, evita el desgaste y las fracturas dentales”, explican desde Clínica Dental Gaudí, clínica dental de confianza en Terrasa.

  • Técnicas de relajación

Como hemos señalado con anterioridad brevemente a algunos pacientes con bruxismo les recomiendan realizar técnicas de relajación para poder reducir el nivel de estrés o ansiedad que provoca que de manera involuntaria aprieten los dientes. Entre las técnicas de relajación se recomienda la práctica de yoga o la biorretroalimentación. Así, si consiguen llegar a un estado de mayor calma el bruxismo irá desapareciendo poco a poco. También estas técnicas se suelen combinar con un cambio en los hábitos como mayor tiempo para el ocio o actividades que ayuden a descargar estrés como la práctica deportiva.

  • Remedios para reducir los síntomas

Además de estos tratamientos los especialistas suelen recomendar algunos remedios para reducir los síntomas del bruxismo. Como aplicar hielo en la mandíbula, evitar el consumo de alimentos duros, prohibir los chicles, hidratar muy bien el cuerpo, intentar dormir 8 horas diarias, realizar masajes en la zona o tomar antiinflamatorios para reducir la inflamación de los músculos.

Estos son los principales tratamientos, no obstante, si crees que padeces bruxismo porque sufres alguno de sus síntomas tienes que acudir a un especialista que será el encargado de valorar tu caso. Realizar las pruebas necesarias para detectar el trastorno, que normalmente consisten en una exploración clínica y un estudio radiográfico, que pueden confirmar el diagnóstico o descartarlo. Y en el caso de confirmar el diagnóstico el propio especialista determinará el mejor tratamiento para tu patología teniendo en cuenta las casusas que producen el bruxismo o la situación de la patología.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados