Sundance Channel

shutterstock_1028556166(FILEminimizer)

Los mejores tratamientos estéticos para adelgazar

Lo de que las gorduras son buenas, quedó en la prehistoria. Aunque es una frase que nuestras abuelas nos repiten siempre, no siempre llevan razón. Y es que el sobrepeso suele acabar en la obesidad. Y es una enfermedad que contribuye a acortar la expectativa de vida, ya que ocasiona o agrava enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, artrosis y algunos tipos de cánceres. Vamos que no es buena para nada. Está comprobado que con la pérdida de peso, se mejoran todos estos problemas y, en definitiva, se mejora la calidad de vida.

Está demostrado que con un peso ajustado a nuestro físico, la vida es mucho más sana. Lo vamos a notar en aspectos sociales, nos será más fácil encontrar pareja, y lo notaremos en aspectos laborales. Está demostrado que es menos complejo encontrar trabajo con un físico óptimo. Por eso, hoy vamos a proponerte dos tratamientos para poder adelgazar.

La dieta proteinada

La dieta proteinada consiste en 6 fases principales. “La duración de las fases y/o la alternancia de estas, las marcará el medico según las necesidades de cada paciente”, nos explican desde Medicina Estética Rosa Bonal, que es especialista en este tipo de tratamientos.

De esta manera, las fases 1-2-3 son las fases de pérdida rápida de peso. Son las mejores porque es donde vemos que el esfuerzo merece la pena, aunque ya sabemos que no es bueno perder peso de manera rápida. Perdemos peso porque nuestro organismo utiliza el metabolismo de las grasas, es decir que en esta fase se queman grasas para obtener energía, es la fase de mayores restricciones y control, pero también es una fase en la que el paciente se encuentra lleno de energía y de vitalidad. Además como te decimos  la motivación de perder el peso de forma rápida, se ve recompensado el esfuerzo que está realizando.

Es el momento de pasar a la fase 4. Ahora iremos perdiendo peso de manera lenta. En cada fase vamos sustituyendo productos proteinados por alimentos y reintroducimos, pan, frutas, legumbres, pastas, arroz….Ya verás cómo sin darte cuenta, irás metiendo en tu dieta diaria todos los alimentos a lo largo del tiempo pero manteniendo su peso estable, a la vez que ha aprendido a comer de una forma crononutricional, saludable, y que le permite no recuperar los kilos perdidos. Y es que muchas dietas hacen el famoso efecto rebote. Es decir, si has perdido 10 kilos, de repente coger 20.

Con este tratamiento, raramente los pacientes recuperan peso, el mantenimiento es sencillo y agradable de realizar. Es el momento en el que las visitas médicas se van espaciando y los pacientes aprenden a manejar su alimentación prácticamente sin ayuda aprendiendo a comer. Y es que al final, ese es el problema. No sabemos comer y por eso engordamos.

Carboxiterapia

La Carboxiterapia es uno de los mejores tratamientos para combatir grasa localizada, celulitis y flacidez. Y lo es porque debilita la célula del tejido graso por el traumatismo ejercido por la presión con la que incide, y por otra, mejora el intercambio gaseoso permitiendo que el oxígeno sea utilizado para las reacciones metabólicas, entre las que se encuentra la combustión de grasa, provocando una disminución del tamaño de la célula grasa y así una disminución del volumen del tejido graso, por lo tanto se reduce la grasa localizada.

También provoca un aumento de intercambio gaseosos, restableciendo la microcirculación aumentando la cantidad y velocidad de flujo sanguíneo, mejorando la celulitis. Mejora enfermedades vasculares isquémicas, mejora la elasticidad de la piel y la producción de colágeno. Mejora las ojeras y bolsas del ojo y mejora la flacidez, estrías y marcas de acné.

No te preocupes porque el tratamiento es muy sencillo. Se realiza a través de un equipo especialmente diseñado que permite controlar la velocidad del flujo y el tiempo de inyección, así como monitorizar la dosis administrada. Se aplican varias inyecciones con una aguja de diámetro inferior a la de la insulina. El gas difunde rápidamente a los tejidos adyacentes. No presenta efectos secundarios, salvo un ligero y fugaz dolor en la zona de aplicación y un pequeño enrojecimiento que perdura unos minutos.

Sin duda, estos dos tratamientos son los mejores para verte mejor que nunca. Primero perdemos peso, luego nos establecemos en unos parámetros y luego será el momento de darle forma a nuestros cuerpos. Y es que al perder peso, la flacidez siempre se apodera de nuestro cuerpo. Ya has visto que es fácil poder estar en forma y sano.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados