Sundance Channel

shutterstock_1087670093(FILEminimizer)

Maneras de ser respetuoso con el medio ambiente en tu negocio

Proteger el medio ambiente en cosa de todos. Cada uno desde sus casas y de la sociedad en general a partir de pequeñas acciones se puede conseguir un cambio global. Pero no sólo se puede ayudar al medio ambiente de manera individual y privada, también se pueden llevar a cabo acciones desde las instituciones, comunidades de vecinos o empresas.

Y en este artículo nos vamos a centrar en las empresas. Vamos a contar algunas maneras de ser respetuoso con el medio ambiente y ayudar a combatir el calentamiento global.

¿Cómo ayudar al medio ambiente dese la empresa?

Adoptar un perfil verde se antoja como la mejor forma de ser más eficiente y ayudar al medio ambiente desde tu empresa. Los responsables cada compañía son los  que deberían activar ese compromiso con el medio ambiente entre los trabajadores de la empresa, a partir de pequeños hábitos diarios o prácticas que darán paso a una actividad mucho más responsable con el medio ambiente.

  • Ahorro energético

El ahorro de energía es una de las primeras medidas que habría que destacar. Algo tan fácil como cambiar los equipos y sistemas de iluminación o climatización por otros de bajo consumo. Incluso desconectar los aparatos electrónicos cuando no se estén usando es una acción sencilla que ayuda a reducir el consumo de energía.

La incorporación de la tecnología led ayudará a facilitar la incorporación de nuevos sistemas eléctricos. En definitiva, ser eficientes energéticamente es la clave para cuidar el medio ambiente y además reduce los costes de la empresa en electricidad y calefacción.

  • Políticas de reciclaje

Otra cuestión interesante es el diseño de una política de reciclaje. No importa el sector al que se dedique tu empresa que seguro que generáis residuos o desperdicios. A parte de reciclar correctamente separando papel o plástico en la oficina, seguro que a lo largo de la cadena productiva se generan desperdicios que hay que reciclar de manera correcta.

La gestión de los residuos es importante si quieres reducir el impacto en el entorno natural. Por un lado, se deben reciclar o almacenar los productos que pueden ser reutilizados y por otro lado, los tóxicos (y que es vital respetar los procesos que se exigen para no contaminar el medio ambiente).

  • Eficiencia en los recursos

Otra acción es hacer un uso eficiente de los recursos. En el caso de las empresas no hay que olvidarse del papel. Un recurso que muchas veces se desperdicia en exceso y que tiene un gran impacto ecológico. No es suficiente con usar papel reciclado, que también supone una medida a tener en cuenta. También se pueden reutilizar las hojas que solo se han usado por una de sus caras, colocar recipientes destinados al reciclaje en diferentes puntos de la oficina, intentar imprimir solo lo imprescindible…

  • Oficinas sostenibles

Más allá de todas las acciones mencionadas anteriormente que puedes poner en marcha en tu día a día, también tienes la opción de crear una oficina eco friendly. Si vas a construir una oficina desde cero, puedes usar materiales reciclados o renovables. También se pueden apostar por los principios de la arquitectura bioclimática, buscando el máximo partido a la luz solar o la climatización natural para así ahorrar en luz y gas.

  • Uso de productos respetuosos

Otra acción interesante para cuidar el medio ambiente es usar productos respetuosos o reciclados. Por ejemplo, si entregas bolsas a tus clientes (aunque sean de apago puede ser interesante que sean biodegradables. “Las bolsas biodegradables y compostables son respetuosas con el medio ambiente y ofrecen una gran calidad y resistencia”, indican desde Bioplásticos Genil, empresa especializada en bolsas de plástico.

  • Reducir el impacto

Finalmente hay que hablar de la huella que deja la actividad de tu empresa. En este sentido, se pueden tomar medidas para incentivar el uso del transporte público, la bicicleta o incluso compartir coche entre los compañeros de trabajo de la empresa evitando así, que cada uno vaya a la oficina en su coche y reducir la emisión de gases que tanto dañan la capa de ozono.

Otro recurso a tener en cuenta es el uso de materias primas y recursos de proximidad, de forma que tengan el menor impacto posible para proteger el medio ambiente, evitando los ineludibles desplazamientos del transporte de mercancía.

Estas son algunas acciones interesantes para ser más responsable con el medio ambiente desde una empresa. Aunque las acciones se deben adaptar en función de la actividad y forma de trabajar de cada compañía.

Compartir

Artículos relacionados