El descanso, una necesidad cada vez más urgente para la sociedad española

Ningún espacio puede o debe ser más importante en la vida de una persona que el de su propio domicilio. Las razones son obvias: se trata del sitio en el que solemos pasar más tiempo a lo largo de la semana y donde solemos encontrar la relajación que no podemos encontrar, por poner un ejemplo, en nuestra oficina o mientras acudimos al trabajo (teniendo en cuenta, en este sentido, el tráfico que existe a día de hoy en las grandes ciudades). Nuestro domicilio, en resumidas cuentas, es nuestro refugio ante la sociedad en la que vivimos.

En nuestra casa también se desarrolla una etapa del día que es imprescindible para todas y cada una de nuestras vidas. Hablamos de lo que tiene que ver con el descanso. No hay un momento en el día que sea más importante que este. De no ser por él, no podríamos afrontar con garantías todo lo que tuviera que ver con nuestras actividades y trabajos diarios. Ni siquiera aprovecharíamos del todo nuestro tiempo libre. El descanso es imprescindible y no cabe la menor duda de que merece un puesto realmente primordial en nuestra vida.

Y es precisamente ese descanso lo que nos falta en un buen manojo de situaciones. En concreto, así lo dice una noticia de El Periódico en la que se indica que más de la mitad de los españoles no duerme bien. Lo que apunta la noticia es que esto se debe, entre otras cosas, a que la mayoría de la gente no alcanza las 7 horas de sueño por día, algo que nos limita de cara al día siguiente y que pone en jaque cuestiones profesionales como la productividad y también cosas más personales, como lo puede ser nuestra capacidad para disfrutar del tiempo de ocio.

Y es que el 63% de los españoles asegura que duerme mal. La principal causa, según manifiesta este porcentaje, es el estrés, que no nos permite liberarnos de los problemas ni siquiera cuando estamos en nuestro tiempo de ocio. Esto es lo que apunta una noticia publicada en el portal web Medscape. La noticia apunta también que la media de descanso de las personas de nuestro país es de 6’8 horas, algo que es realmente poco y que no cabe la menor duda de que supone un problema a la hora de enfrentarnos a nuestro día a día.

Está comprobado que los españoles no descansamos bien y que tenemos que incidir más en nuestro descanso para lograr una calidad de vida mayor y una garantía para cumplir todos los objetivos que nos planteemos en esta vida. Y lo cierto es que, para eso, un buen colchón parece ser una de las grandes claves. Desde una entidad como Liquistocks, dedicada a la venta de diferentes lotes de productos al por mayor, nos han comentado que ha crecido mucho la demanda de este tipo de productos en los últimos tiempos. Y es que en España parece que hemos empezado a darnos cuenta de la importancia que tiene el descansar en condiciones.

Inculcar a los niños la importancia de descansar bien es fundamental

Está claro que para desarrollarnos físicamente hay muchas cuestiones que tenemos que tener en cuenta cuando somos jóvenes. Una de ellas es la que tiene que ver con el descanso, un arma fundamental para que los niños evolucionen físicamente y para que su cuerpo tenga una capacidad mayor de defenderse ante posibles amenazas. El descanso es imprescindible entre los mayores, pero entre los jóvenes también tiene una importancia que es realmente digna de mención.

Además, cuando tenemos menores a nuestro cargo es importante incidir en un aspecto como lo son los hábitos. Y habituar a un niño a que duerma al menos 8 horas al día es básico para que pueda enfrentarse a un día a día que para ellos también se ha endurecido bastante en los últimos años. Desde luego, cualquier cosa que esté por debajo de esas 8 horas presentará un déficit que será bastante difícil de solventar. Dormir es un ejercicio de salud física y mental con el que tenemos que estar comprometidos y que tiene que suponer una obligación para todos los niños y niñas.

Por suerte, parece que hay personas que están bastante concienciadas con este asunto y que están haciendo todo lo posible por el hecho de que sus hijos e hijas duerman lo que realmente necesitan. Para todos aquellos padres y madres primerizos, esta debe ser una de las grandes lecciones. No podemos pretender que nuestros hijos e hijas sigan el nivel de vida y de descanso que tenemos nosotros. Sería una auténtica locura. Y, de paso, si nosotros y nosotras podemos empezar a acostumbrarnos a descansar un poco más cada día, mejor que mejor.

Deja una respuesta